Exposición finalistas de Arte 40. CENART


Reflexión sobre el individuo y su territorio a partir de objetos cotidianos. Estos proyectan su materialidad a través de la sombra gracias a la luz de dos proyecciones simultáneas, las cuales al encontrarse generan una nueva dimensión en la que las personas participan y dejan de ser solamente observadores.
La luz y el color acentúan el tiempo y el estado de ánimo. El espacio, define la existencia. Los objetos y proyectores sobre el piso, evidencian la necesidad de voltear la mirada a lo que cotidianamente dejamos de observar. Es importante hacer una pausa, reflexionar y participar. Cuestionarnos sobre la naturaleza de lo cotidiano. Desterritorializar el territorio, crear una propia identidad, entender las limitaciones de cada medio para superarlos con la imaginación.