Concurso de ideas para la Riviera Maya


La zona de Cancún y la Riviera Maya está definida por la tensión generada por conceptos contrarios, todos ellos igualmente importantes y vitales para el desarrollo de la franja. Sin embargo, existe la tendencia de que los lugares que caracterizan la zona sólo atienden a uno de los contrarios, dividiendo la zona en guetos unifuncionales que ya empiezan a mostrar algunas patologías propias del aislamiento.
Por otro lado, urge hacer un balance de estos lugares que resulte sustentable para la región. Para el éxito del desarrollo de la línea costera son indispensables los diferentes usos, por lo que debe garantizarse que no prevalezca uno por encima de los otros. Cada uno de estos lugares se deben intercalar a lo largo de toda la franja según la lógica de los sitios existentes, tomando siempre en cuenta las particularidades geográficas y las relaciones entre los usos, reforzando también la diversidad. Pero de nada sirve que estos usos repitan la lógica de los guetos unifuncionales. Se necesita difuminar las fronteras para darle continuidad a toda la franja. Cuando las fronteras entre los usos se diluyen, nuevas relaciones aparecen. Se genera una gran continuidad gracias a la mezcla de funciones. El planteamiento general se refuerza con proyectos específicos que ayudan a borrar las divisiones y replantean las formas en las que hasta ahora se ha desarrollado la franja.