Instalación en Maçanet de Cabrenys


El hombre constantemente crea límites y fronteras que le otorgan protección e identidad. Estas barreras constantemente son cruzadas en búsqueda de libertad, de oportunidades y de esperanza. Considerando que Maçanet de Cabrenys se encuentra en la frontera con Francia, siendo un poblado de Cataluña, y que en dicha comunidad autónoma de España -junto con Madrid y Valencia- se concentran los mayores porcentajes de inmigración en este país, será el sitio para exponer dicho suceso,  
donde a través del color se evidenciará la monocromía del sitio, la rigidez y fuerza de la arquitectura como un elemento fronterizo y la creación de un espacio a partir de un no lugar -característica de las fronteras-, generado no sólo por el cruce de circulaciones, sino evidentemente por este cruce cultural de los inmigrantes, que si bien para muchos representa una preocupación o un problema, evidentemente también hay un beneficio. Este espacio generado será el resultado de un uso específico que obsequie al visitante un momento de descanso y reflexión, así como demostrar en su cruce las dificultades de los inmigrantes por traspasar dichas fronteras. Los recorridos se evidenciarán con líneas de colores, a partir de las cuales se creará una cortina a manera de frontera, generando un espacio habitable y un instrumento de conciencia sobre dicho fenómeno.